Artículos‎ > ‎

Manteniendo contraseñas seguras

publicado a la‎(s)‎ 9 abr. 2017 15:25 por Pablo Buydid

Unos de los puntos críticos en la seguridad personal al usar internet, es desarrollar una correcta actitud de cuidado de las contraseñas que usamos en nuestros dispositivos. Descuidar las contraseñas, olvidarlas o compartirlas pueden poner en riesgo nuestros datos y nuestra seguridad personal.

Estudiante trabajando con su laptop

Usar contraseñas seguras.

Ya hemos hablado de este punto en ocasiones pasadas, pero es bueno repasarlo. ¿Cómo podemos elegir una contraseña segura? Podemos considerar esta tabla:

LO QUE NO DEBO HACERLO QUE SI DEBO HACER
NUNCA uses contraseñas con menos de 8 caracteresUsa contraseñas con 8 o más caracteres y procura usar letras, números y alternar entre mayúsculas y minúsculas. 
NUNCA uses contraseñas que incluyan el número de teléfono, documento, domicilio o nombres de familiares o mascotasSe ingenioso con tus contraseñas. Usa frases o palabras que sean difíciles de "adivinar"
NO uses la misma contraseña para todos  los servicios web.Aunque parezca complicado, es mejor disponer de varias contraseñas para distintos servicios. No te olvides anotarlas en un lugar seguro.
JAMÁS compartas tu contraseña. La contraseña es personal. Si eres menor de edad solo puedes compartirla con tus padres, pero nunca con amigos u otros familiares.
No mantengas la misma contraseña por mucho tiempo.Cambia con frecuencia tu contraseña. Lo ideal es hacerlo cada 2 o 3 meses. Y siempre anótala en un lugar seguro...¡nunca en el bloc de notas de tu celular!


El nivel de seguridad de la contraseña puede depender, claro, del uso del dispositivo. Si el mismo no es crítico seremos más flexibles en el grado de complejidad. Una buena manera de comprobar la seguridad de nuestras contraseñas es usar una página como HowSecureIsMyPassword.Net de la cual ya hemos conversado.


No te olvides de tu contraseña.

Tanto si usamos una sola contraseña como si usamos varias (lo cual es recomendado) es importante anotarla en un lugar seguro al que no tenga acceso gente desconocida, compañeros de clase, de trabajo, etc. Obviamente ese lugar debería estar en casa, y lo conocerás tu. Cuando hagas cambios en tus contraseñas, no olvides hacer los cambios correspondientes en dicho documento.

La contraseña cumple la misma función que la llave que usas para entrar a tu domicilio. Si no eres cuidadoso y la pierdes, no podrás entrar a ella. De igual modo, puedes ser ingenioso y crear contraseñas realmente complicadas, difíciles de adivinar, pero si no la recuerdas, habrás complicado el problema.

Uso de datos críticos en redes públicas.

Aunque mantengas ese nivel de seguridad que hablamos siempre atendido, existe otra precaución. Cuando estamos conectados a redes públicas, tenemos que tener cuidado qué datos manejamos y qué tipo de información. No es bueno enviar información de riesgo por email, ni realizar compras o transacciones que impliquen números de tarjeta de crédito ni acceder a sitios bancarios o de información confidencial cuando estamos conectados a una red pública (aquellas a las que se conectan muchas personas por vez). 

Ficha de contraseñas

Ayuda.

Es cierto que puede ser un desafío recordar contraseñas y cambiarlas con frecuencias. Te voy a regalar un recurso. Descarga el material que aparece debajo de esta página. Imprímelo y comienza a usarlo ya. Es una ficha en la que vas a ir anotando tus contraseñas. Comienza escribiendo las contraseñas de tus servicios en la primer columna, a la derecha de cada servicio. Cuando las cambies (hazlo al menos cada dos o tres meses), tacha la vieja contraseña y escribe la nueva en la siguiente columna. Guarda la ficha en un lugar seguro.

Comparte estas técnicas con tu familia y si tienes hermanos, imprime una ficha para ellos también.

Ċ
Pablo Buydid,
9 abr. 2017 15:25
Comments