Artículos



¿Y si leyeran tus pensamientos?

publicado a la‎(s)‎ 22 oct. 2017 13:55 por Pablo Buydid   [ actualizado el 22 oct. 2017 13:57 ]

 

"Por un instante sintió pánico de que él le sondeara la mente más allá del nivel coloquial, de que sintiera náuseas y no volviera a verla nunca, de que la denunciara para que la sometiesen a tratamiento. Luego, se relajó. Roi era normal, no un enfermo como ella. A él jamás se le ocurriría penetrar en la mente de una persona amiga más allá del nivel coloquial, fuera cual fuese la provocación. "

Isaac Asimov. En lo profundo


Hombre pensando

Uno de los cuentos de Asimov que más disfruté fue En lo profundo. La ciencia ficción de Asimov no era ligera. Requería poner un poco la mente a funcionar para comprender algunas cosas e imaginar lo que su genialidad plasmaba en esas nutritivas letras.

Ahora, mientras tomaba notas para mis próximas presentaciones en algunos colegios sobre los riesgos en las redes sociales, este cuento corto vino a mi mente y le encontré algunos puntos comparables.

Seguro muchos nos hemos preguntado más de una vez cómo sería nuestra vida si desarrolláramos la telepatía. Pero consideramos también que los seres humanos guardamos pensamientos en un nivel muy personal: cosas íntimas, sueños, temores, cuestionamientos y hasta cosas que llegan a avergonzarnos a nosotros mismos y no las sacamos a luz jamás en un estado mental normal. Es algo parecido a lo que el cuento que les comentaba antes: tener la capacidad de abrir nuestra mente para hablar, pero saber ocultar cosas en un nivel que se considera PRIVADO.

Y sin embargo, nos olvidamos de esa palabra, de ese nivel, cuando nos encontramos frente a la pantalla de la computadora o el celular, conectados a nuestra red social preferida.

¿Qué pasaría si las personas a nuestro alrededor pudieran leer nuestros pensamientos más oscuros, nuestros secretos más guardados, nuestros peores temores con solo mirarnos? Si el pensarlo te da miedo ¿por qué tantos millones de personas pierden ese nivel de inhibición frente a las redes y hacen público todo ese contenido?

Sigo pensando que las redes sociales han sido un oportuno aporte a grandes líneas de comunicación en los últimos tiempos. Pero al mismo tiempo opino que lamentablemente no todas las personas se encuentran en las correctas condiciones de usarlas apropiadamente. 

Es posible que muchos digan que esto implica que cada persona usará esta tecnología para el fin que más le plazca, y en cierto sentido eso es muy correcto. Sin embargo, no dejo de pensar que definitivamente hay personas que dan un paso para internarse en las redes sociales sin siquiera pensar en las precauciones que han de tomar, en qué se espera de ellas y el nivel de responsabilidad implicado. Y lamentablemente se perjudican a sí mismas.

¿Dónde comienza la educación para usar este medio de comunicación?

¿Cuáles son las ayudas que se ofrecen al respecto?

Creo que son pocas. Aun así, es un tema que me interesa y sigo trabajando en mis presentaciones y talleres. Al menos, tal vez, alguno de quienes escuchan tomen nota para la próxima vez.

 

 

Recursos para padres - Control parental

publicado a la‎(s)‎ 12 may. 2017 17:28 por Pablo Buydid

En esta breve entrada, quiero dejarles el acceso a algunos programas sobre los cuales conversamos en los talleres (y seguiremos conversando). Se trata de aplicaciones de control parental para sistemas Android.

Los enlaces le llevarán directamente a PlayStore y allí podrá evaluar mejor las características de las aplicaciones.

Una vez más: estas aplicaciones son herrramientas que ayudan la labor de los padres en proteger a los hijos cuando usan dispositivos electrónicos conectados a internet, pero no reemplazan el actuar directo de ellos. Tampoco sustituyen las ayudas que nacen de la buena comunicación dentro del hogar.





ProgramaEnlace
Costo
 
Eset Control ParentalInstalarGratis, con algunas limitaciones / Con opción a pago.
Kaspersky Control Parental   InstalarGratis, con algunas limitaciones / Con opción a pago.
Norton Family parental controlInstalarGratis, con algunas limitaciones / Con opción a pago.
Kid's Shell - Kids Corner 
(Modo niños para tablets o celular)
InstalarGratis, con algunas limitaciones / Con opción a pago.

 

El juego de La Ballena Azul

publicado a la‎(s)‎ 26 abr. 2017 16:39 por Pablo Buydid   [ actualizado el 26 abr. 2017 16:44 ]

Estos días se ha dado a hablar muchísimo de la noticia sobre el juego de La Ballena Azul, un juego que consta de retos, muchos de ellos extremos, que llevan a los jóvenes participantes hasta el último de ellos, que consiste en suicidarse.

¿Qué es este juego y qué hay de cierto?

A primera vista, la noticia del supuesto juego La Ballena Azul parecía ser un nuevo tipo de Hoax. Sin embargo, hay informes variados de diversos países, con pruebas aportadas en cada uno mostrando que estamos ante un caso aparentemente real de lo que podríamos considerar un juego totalmente macabro.

 

Ballena Azul

De qué trata

Ya que quien acepta participar tiene que mantener la situación en secreto, muchos datos específicos del juego no están del todo claros. Pero básicamente trata así. El juego inicia al recibir una invitación a través de redes sociales o por el teléfono. Si el usuario acepta el juego, deberá cumplir 50 retos, uno cada día. Estos van desde retos simples como dibujar una ballena en un papel o publicar estados en las redes, hasta que después de "jurar lealtad" al sistema del juego, empiezan a subir de riesgo. Los retos subsiguientes implican el hacer daño a uno mismo o a otros: cortarse, pararse en la baranda de un puente, cortarse el labio, cortarse levemente en la zona de las venas de la muñeca, enfermarse. Otras tienen carácter manipulador sobre la mente del jugador, obligándolo a ver películas de terror durante todo un día, escuchar la música que le indiquen, afrontar actividades que le den miedo, etc. El reto 50 implica "entregar la vida", es decir, el jóven debe suicidarse para terminar el juego.

Si el usuario acepta el juego, deberá cumplir 50 retos, uno cada día. [...] El reto 50 implica "entregar la vida", es decir, el joven debe



 suicidarse para terminar el juego.

Los retos son impuestos por los Curadores, o administradores del juego. Estos pueden ser otros jóvenes en la red o adultos que poseen cuentas con nombres falsos. En cualquier caso, no tienen relación directa con las víctimas ni las familias de estas. Los retos son publicados a las 4:20 am y los jugadores deben aportar fotos que verifiquen que el desafío se cumplió.

 

Orígen

Aunque no está muy claro, casi todos los informes apuntan a Rusia como lugar de origen. Y se especula que comenzó como una noticia falsa (hoax) en VK, la popular red social de aquel país. Pero poco a poco se viralizó y comenzó a ser usada como un juego al que llegamos en la actualidad. Por mucho tiempo solo se reportaron casos dentro de las fronteras de ese país, pero ya hay casos reportados (y víctimas que dan indicios de haber muerto jugando este juego) en varios países de América, incluyendo Brasil y Colombia. En Uruguay ya se cuenta de un caso conocido que no llegó a ser mortal, en Rivera.

El problema de la temática de este juego es que los jugadores mantienen el mismo en secreto, y son manipulados para no hablar ni exponer el juego.

 

¿Es real?

Como en todas las noticias de este tipo, hay quienes las creen y quienes dicen que es una broma. Así como el origen no está del todo claro, hay quienes dudan que se pueda considerar un juego o si las víctimas se toman en serio los desafíos. Personas arrestadas por causas relacionadas al juego han comentado que se trata de bromas, y hay quien especula que el fin que persiguen los administradores es divertirse a partir de lo que los jóvenes realizan.

Sin embargo, cuando aparecen tantos casos de suicidio entre jóvenes, que no tienen relación entre sí, y las características del suicidio son similares, cabe la sospecha. Y se trate de un juego, manipulación o una broma, en cualquier caso es algo macabro y criminal, ya que afecta la integridad física y la vida de nuestros jóvenes.

Los jóvenes suelen verse atraídos a lo extremo y en muchos casos, curiosos por la muerte. Eso los convierte en presa fácil de estas actividades.

Además, no es fácil diferenciar cuando una información es una mentira en la red o una información cierta y muchas veces terminamos causando miedo innecesario (véase Qué es un Hoax). Sin embargo, este caso ya muestra ejemplos bastante claros de cómo esa manipulación o coacción puede resultar fatal entre nuestros jóvenes. Nuestro interés en el tema no está de más. Las noticias más recientes, atestiguan lo serio de este caso.

 

Cómo protegerse

Como padres, es bueno estar atentos las actividades y cambios de rutina en los hijos. Hay que detectar indicios de que está jugando. Las siguientes sugerencias aplican a cualquier actividad de nuestros hijos en la red:

  1. Estar al tanto de las actividades que nuestros hijos realizan en línea, sea en la computadora o en el celular. Usar controles parentales son una ayuda, pero no reemplazan el interés directo de los padres.
  2. Ver cambios en el comportamiento en los jóvenes y atenderlos con rapidez.
  3. Estar atento a conductas que apunten a situaciones depresivas. Los jóvenes depresivos son blanco fácil de este tipo de juego.
  4. Estar atento a cortes, golpes, etc, en el cuerpo de nuestros hijos. Muchas veces los brazos y piernas son lugares populares para hacerse cortes. Téngase en cuenta que muchas veces el corte en sí no es síntoma de estar jugando este juego, pero en todos los casos debe ser tratado puntualmente.
  5. Mantener el diálogo abierto con los hijos.

En cuanto a los jóvenes, muchos me han consultado estos días sobre cómo hacer para protegerse. También pueden tomar precausiones como las siguientes, muchas de las cuales también son aplicables a cualquier caso en línea:

  1. No aceptar invitaciones o solicitudes de amistad de contactos que no son conocidos en la vida real.
  2. No aceptar invitaciones a juegos o actividades sospechosas, o por parte de particulares.
  3. No aceptar encuentros o comunicaciones privadas, ni unirse a grupos cerrados de los cuales no tenemos información.
  4. Evitar publicar información negativa en tu muro o perfil social. Dar a conocer información sobre conflictos, peleas, sentirse mal, etc, captan la atención de personas que pueden aprovecharse de estos datos.
  5. Evitar brindar información sobre la familia.
  6. Nunca publicar fotos o datos sobre el domicilio, el barrio, las rutinas que realizas, viajes, etc.
  7. No hagas públicos tus miedos, tus frustraciones ni cosas que sean de carácter personal.
  8. No realices ninguna actividad que se te proponga, que te haga sentir incómodo o incómoda. Si algo te resulta incómodo, sal de ese lugar, bloquea a quien te lo propone y denuncia.
  9. Habla con compañeros para ayudarse mutuamente y está atento a compañeros que puedan estar haciendo algo mal en este sentido.
  10. Conversa siempre con tus padres. Ellos son la primera línea en tu ayuda.

 

--

Más información / Fuentes (links acortados):

Diario El País - https://goo.gl/W8lRRx

InfoBae - https://goo.gl/IMVzSq 

Antena 3 - https://goo.gl/F6gKhR 

BBC - https://goo.gl/LN771S 

 

¿Qué es un Hoax?

publicado a la‎(s)‎ 26 abr. 2017 15:45 por Pablo Buydid

Muchos hemos recibido alguna vez algún mensaje que intenta ponernos alerta sobre algún asunto. Generalmente a través de Whatsapp o de algún sitio de redes sociales. Puede ser para evitar usar un producto porque produce cáncer, o casos en los que personas fueron víctimas de la sugestión por drogas por contacto al manipular un celular, etc. 

Ese tipo de mensaje, que abunda en las redes y en poco tiempo se vuelve viral, suele ser un hoax. Un hoax es una noticia falsa, una mentira difundida por las redes con el fin de causar miedo a quien lo recibe. Víctima del miedo que provoca en esta persona, lo comparte con todos sus allegados, esparciendo así la mentira exponencialmente.

Un hoax es una noticia falsa, una mentira difundida por las redes con el fin de causar miedo o mucha preocupación y en base a ese miedo hacer que más personas lo compartan.

Los Hoax no son simples cadenas con historias poco creíbles. Su principal fin es el de provocar alarma. Suelen apoyarse en testimonios de personas que dicen haber sido víctimas o conocer a dichas víctimas. 

Hoax

Cómo saber si es verdad o mentira.

Para determinar si estamos frente a una mentira viral o se trata de un caso verdadero, primero tenemos que usar sentido común. Hace algunos años circulaba un hoax que advertía que la gente no fuera al cine porque gente sin escrúpulos estaba colocando agujas contaminadas con VIH en las butacas. Esta situación se derrumbaba en dos frentes. Por un lado, no había información oficial del caso, solo el texto de una persona que no se identificaba claramente. Y por otro lado, el virus de VIH muere o pierde la capacidad de contagio al estar en contacto con el aire.

El problema es que muchas veces llegan a nosotros datos que pueden ser complejos de analizar, tanto porque no sabemos mucho del tema como porque muchas veces nos llegan noticias de acciones extremas de personas que sí son ciertas, y las asociamos a estas "cadenas". Entonces, ¿cómo podemos evaluar una noticia así? Podemos hacerlo de la misma manera como evaluaríamos una noticia dudosa. Aquí algunas sugerencias: 

  1. Verificar que la noticia provenga de una fuente confiable. Whatsapp y las redes sociales suelen ser terreno para que cualquiera publique lo que quiere y eso las hace no confiables. Si no aparece en medios confiables (periodísticos y gubernamentales) no sacar conclusiones precipitadas.
  2. Verificar las fuentes. Muchos mensajes de este tipo hablan de casos que les pasó a amigos de amigos de un conocido. Eso no provée base sólida parar creer la noticia.
  3. Hacer una búsqueda detenida en Google o en otro motor de búsqueda sobre el tema. Podemos copiar parte del mensaje para ver de dónde proviene la noticia y qué datos aportan sitios expertos sobre el tema.
  4. Si la información circula a través de un sitio web, verificar lo mejor posible la credibilidad del mismo. Muchos sitios pueden aparentar ser de tipo periodístico, pero solo son plataformas para crear confusión con noticias falsas. Por ejemplo, es poco frecuente que un sitio serio use nombres demasiado largos o complicados para su dirección web, o que use caracteres como guiones y barras en dicha dirección.
  5. Suscribirse a sitios de noticias confiables, y recurrir a ellos en busca de datos.

Finalmente, es importante recordar no difundir mensajes que no hayan sido verificados incluso evitar aquellos de los que tenemos dudas a pesar de encontrar poca información o que parezcan ciertos, si es que no tenemos suficientes pruebas para confiar en la noticia. No es bueno alarmar a la gente sin base.

Manteniendo contraseñas seguras

publicado a la‎(s)‎ 9 abr. 2017 15:25 por Pablo Buydid

Unos de los puntos críticos en la seguridad personal al usar internet, es desarrollar una correcta actitud de cuidado de las contraseñas que usamos en nuestros dispositivos. Descuidar las contraseñas, olvidarlas o compartirlas pueden poner en riesgo nuestros datos y nuestra seguridad personal.

Estudiante trabajando con su laptop

Usar contraseñas seguras.

Ya hemos hablado de este punto en ocasiones pasadas, pero es bueno repasarlo. ¿Cómo podemos elegir una contraseña segura? Podemos considerar esta tabla:

LO QUE NO DEBO HACERLO QUE SI DEBO HACER
NUNCA uses contraseñas con menos de 8 caracteresUsa contraseñas con 8 o más caracteres y procura usar letras, números y alternar entre mayúsculas y minúsculas. 
NUNCA uses contraseñas que incluyan el número de teléfono, documento, domicilio o nombres de familiares o mascotasSe ingenioso con tus contraseñas. Usa frases o palabras que sean difíciles de "adivinar"
NO uses la misma contraseña para todos  los servicios web.Aunque parezca complicado, es mejor disponer de varias contraseñas para distintos servicios. No te olvides anotarlas en un lugar seguro.
JAMÁS compartas tu contraseña. La contraseña es personal. Si eres menor de edad solo puedes compartirla con tus padres, pero nunca con amigos u otros familiares.
No mantengas la misma contraseña por mucho tiempo.Cambia con frecuencia tu contraseña. Lo ideal es hacerlo cada 2 o 3 meses. Y siempre anótala en un lugar seguro...¡nunca en el bloc de notas de tu celular!


El nivel de seguridad de la contraseña puede depender, claro, del uso del dispositivo. Si el mismo no es crítico seremos más flexibles en el grado de complejidad. Una buena manera de comprobar la seguridad de nuestras contraseñas es usar una página como HowSecureIsMyPassword.Net de la cual ya hemos conversado.


No te olvides de tu contraseña.

Tanto si usamos una sola contraseña como si usamos varias (lo cual es recomendado) es importante anotarla en un lugar seguro al que no tenga acceso gente desconocida, compañeros de clase, de trabajo, etc. Obviamente ese lugar debería estar en casa, y lo conocerás tu. Cuando hagas cambios en tus contraseñas, no olvides hacer los cambios correspondientes en dicho documento.

La contraseña cumple la misma función que la llave que usas para entrar a tu domicilio. Si no eres cuidadoso y la pierdes, no podrás entrar a ella. De igual modo, puedes ser ingenioso y crear contraseñas realmente complicadas, difíciles de adivinar, pero si no la recuerdas, habrás complicado el problema.

Uso de datos críticos en redes públicas.

Aunque mantengas ese nivel de seguridad que hablamos siempre atendido, existe otra precaución. Cuando estamos conectados a redes públicas, tenemos que tener cuidado qué datos manejamos y qué tipo de información. No es bueno enviar información de riesgo por email, ni realizar compras o transacciones que impliquen números de tarjeta de crédito ni acceder a sitios bancarios o de información confidencial cuando estamos conectados a una red pública (aquellas a las que se conectan muchas personas por vez). 

Ficha de contraseñas

Ayuda.

Es cierto que puede ser un desafío recordar contraseñas y cambiarlas con frecuencias. Te voy a regalar un recurso. Descarga el material que aparece debajo de esta página. Imprímelo y comienza a usarlo ya. Es una ficha en la que vas a ir anotando tus contraseñas. Comienza escribiendo las contraseñas de tus servicios en la primer columna, a la derecha de cada servicio. Cuando las cambies (hazlo al menos cada dos o tres meses), tacha la vieja contraseña y escribe la nueva en la siguiente columna. Guarda la ficha en un lugar seguro.

Comparte estas técnicas con tu familia y si tienes hermanos, imprime una ficha para ellos también.

Contraseñas seguras

publicado a la‎(s)‎ 21 sept. 2016 21:01 por Pablo Buydid

Uno de los factores más críticos a la hora de cuidar nuestras cuentas sociales es la elección de la contraseña correcta. Una buena contraseña tiene que cumplir al menos dos requisitos importantes: 1- ser fácil de recordar por el usuario y 2- ser difícil de adivinar por intrusos. El desafío está en lograr un equilibrio entre ambas situaciones.

Existen varias técnicas que debemos evitar. También las hay que podemos seguir para nuestra protección. Veamos brevemente algunas de estas.

Evitar siempre...


Muchas personas dicen que les han "robado" sus contraseñas, o que han accedido a sus cuentas. La palabra que escucho vez tras vez es "hackear". Pero, ¿es siempre un hacker quien roba nuestras cuentas? Es de notar que no es así. Muchas veces somos nosotros mismos los descuidados que o bien dejamos nuestras cuentas abiertas en lugares públicos (créanme que lo veo más a menudo de lo que esperaría) o bien usamos contraseñas muy inseguras. Entre las cosas que debemos evitar al momento de elegir una contraseña podemos ennumerar:
  1. Nunca usar nuestro nombre o apellido como parte de la contraseña.
  2. Nunca usar una dirección, número de teléfono o lugar de trabajo.
  3. Nunca usar el nombre de un amigo, familiar o mascota.
  4. Nunca usar la palabra contraseña como contraseña. ¿Se ríen? Según estudios, son muchísimas las personas que usan esta opción y encuentran sus cuentas invadidas con rapidez. La otra combinación frecuente es usar la contraseña 12345678, jamás usen eso.
  5. No usar contraseñas demasiado cortas

Recomendaciones para elegir una contraseña.


Entonces... ¿Cómo elijo una contraseña segura? Como dijimos, una buena contraseña es una mezcla entre algo que no pueda olvidar (cuan frecuente es que la gente pierda cuentas por olvidar su contraseña) y algo difícil de adivinar.
Las dos sugerencias fundamentales para crear una contraseña son: 
  1. Usar una contraseña con más de 8 dígitos.
  2. Usar una combinación de letras, números y símbolos (si se permite) incluyendo algún caracter en mayúsculas.
Un modo interesante de hacer esto es utilizar una frase que no vaya a olvidar, y reemplazar algunos caracteres por números. Lo primero es elegir una frase que me sea familiar, que me diga algo y esté seguro de no olvidar. Por ejemplo:
"Me gustan las frutillas"
El primer paso será quitar los espacios y usar algunas mayúsculas: "MeGustanLasFrutillas"
Y ahora podemos cambiar algunas letras por números: "MeGu5tanLasFruti11a5". 
Es recomendable no cambiar absolutamente todos los caracteres similares, solo algunos, de modo que la contraseña resulte aun más compleja.

Verificar la seguridad de la contraseña.

Resultado de howsecureismypassword.net

Si queremos estar seguros de la seguridad de nuestra contraseña, existen algunos recursos que nos pueden ser útiles. El primero es el sentido común. Uno mismo puede evaluar si nuestra contraseña es demasiado obvia o no. Pero si queremos recurrir a otros recursos en línea, contamos con al menos dos opciones. Por un lado la página que nos solicite crear una contraseña probablemente contará con un indicador que nos dice si la contraseña es o no segura. Y por otro lado encontramos algunas páginas que nos dan una idea del nivel de seguridad de la misma. A mi personalmente me gusta www.howsecureismypassword.net. Aunque está en inglés, el uso es tan básico que cualquiera puede entenderla. Una aclaración: esta página simplemente hace un cálculo estimativo (no real) de cuánto tiempo tomaría a una computadora crackear nuestra contraseña. Simplemente escribe la contraseña en el campo indicado y observa los resultados.

Guardar contraseñas.

Keepass

Es probable que contemos con un abanico más o menos amplio de sitios que nos soliciten contraseñas. Nuestras cuentas de correo, nuestras redes sociales, algunas plataformas de trabajo o estudio y otros recursos. Mucha gente opta por elegir siempre la misma contraseña para no olvidarla. Esto en realidad es un error. Ya que de ser descubierta la contraseña de una de las cuentas (por ejemplo la cuenta de Facebook) fácilmente puede ser estimada cuál será la contraseña del correo electrónico asociado. La sugerencia entonces es usar contraseñas diferentes para cada sitio. El problema lógico es recordar cada una de esas contraseñas.

Algunas personas mantienen anotadas sus contraseñas en un lugar seguro. Puede ser una libreta, o una tarjeta en el escritorio donde está la computadora. No soy muy amigo de esto, ya que tengo la mala costumbre de perder papeles y libretas. Por eso, también hay una sugerencia para este fin: usar un gestor de contraseñas. Existen varios, pero uno de mis favoritos es Keepass. Es un programa gratuito que se puede instalar en Windows o Linux e incluso usarlo en modo portable, transportándolo en un pendrive.
El programa crea una base de datos encriptada que se mantiene almacenada en la unidad donde lo usamos, no en internet. Para acceder al programa necesitamos solo una contraseña que permite abrir la base de datos con todas las contraseñas que vamos almacenando. Lo útil de este programa es que solamente necesitamos recordar la contraseña inicial (la creamos nosotros mismos) y todas las demás serán "recordadas" por el programa y accederemos solamente nosotros a ellas. Es muy útil cuando manejamos varias cuentas en línea con diferentes contraseñas. El programa cuenta incluso con un generador de contraseñas y un indicador para evaluar la fortaleza de las mismas.

Recuerda, la contraseña de cada una de nuestras cuentas en línea debe ser protegida a toda costa. No podemos darnos el lujo de perderlas y hacer una cuenta nueva. El uso de los recursos en línea requiere responsabilidad y no olvidar la contraseña es parte de este modelo.

Ah! No olvides cambiar la contraseña cada algunos meses.



Escolares analizan la seguridad en internet

publicado a la‎(s)‎ 16 ago. 2016 18:58 por Pablo Buydid

Los amigos del Club de Ciencias Enredados, pertenecientes a sextos años del Colegio Biarritz, llevan adelante desde el año pasado una investigación sobre la seguridad de menores en redes sociales. Y en este momento se preparan para presentar algunas de sus conclusiones en la próxima feria de Clubes de Ciencias que se realizará en San Carlos.

Una parte interesante d
Escolares integrantes del equipo Enredados, realizan encuesta
e su investigación reciente se basó en una encuesta que se realizó a estudiantes de entre 10 y 15 años de edad. A través de algunas preguntas se intentó analizar en el contexto de la localidad de Maldonado si el estar informado sobre los riesgos que supone internet, recibir ayuda antes de usar una red social y conversar sobre el tema en casa, minimiza los riesgos. En este caso, la encuesta parece reflejar que no hay una relación directa entre dichas situaciones, y que incluso a niños que han sido "concientizados" sobre el uso de dichas redes se enfrentan de igual modo a situaciones de acoso y de amenazas de privacidad.
Será muy bueno seguir analizando el avance de estos estudiantes que han tenido la excelente idea de profundizar en un tema tan relevante en los tiempos actuales.


Una sociedad ingenua

publicado a la‎(s)‎ 27 jun. 2016 13:35 por Pablo Buydid   [ actualizado el 27 jun. 2016 14:09 ]

La información nos llega de manera masiva, en grandes cantidades y por todos lados. Pero uno de los efectos negativos de la era de la información, es la ingenuidad que demostramos en el tratamiento y análisis de dicha información. Hemos hecho de los medios de comunicación e información, algo sagrado en lo que ponemos fe sin dudar.

No es nuevo que muchas veces se manipule la información para fines específicos. Mucho de lo que escuchamos y leemos no necesariamente es cierto. Y en el área de internet, la producción de información es tan colaborativa, que muchas veces no podemos confirmar los orígenes de la misma, ni la veracidad, al menos de un modo práctico.

El problema está, sin embargo, en nosotros, consumidores de información. No podemos tomar como cierta una información sin previamente verificarla. Supone un desafío, por cierto, pero es también nuestra responsabilidad.

Sociedad ingenua.

Muchas noticias nos llegan con bombos y platillos. Otras son tan revolucionarias que no podemos dejar de pensarlas como verdaderas (en cierta forma nos encontramos en una paradoja, ya que tenemos muy desarrollado el espíritu rebelde de no aceptar que nos impongan ideas, al tiempo que tomamos la mayoría de ellas como nuestras simplemente por ser... justamente revolucionarias). 

Pero en el fondo, estamos alimentando una sociedad ingenua, que todo lo cree. Cualquier organización, empresa o hasta particular puede dar origen a una versión falsa de cierto asunto, que rápidamente puede viralizarse y contagiar la opinión de grandes masas de personas. Y como no ahondamos en los detalles de la información, no podemos analizar detalles y fuentes que nos permitan verificar lo que hemos adoptado. Y así extendemos una verdad incomprobada hacia nuestros contactos directos.

Estos días publicaba una frase que leí en un artículo muy interesante de un blog, sobre este mismo tema, y que dice:




Es muy cierto, Algo suficientemente verdader puede ser lo suficientemente bueno para ser compartido. Pero eso no significa necesariamente que en realidad sea verdadero.

Es una cuestión de reputación. ¿Somos veraces en lo que compartimos? ¿Influimos una idea erronea y quizá perjudicial o negativa mediante información imprecisa a nuestros contactos? ¿Somos de fiar?

Cuando difundimos versiones de dudosa veracidad, que presentan dudas de credibilidad o no se pueden apoyar por si mismas, manchamos nuestra reputación ante los demás. Se nos tildará de poco creíbles, lo cual va en desmedro de nosotros mismos.

Cómo proceder.

Como en la mayoría de los casos, el sentido común es un buen aliado a la hora de analizar la información. Soy de los que poco creen una historia cuando ésta es revolucionaria y presenta todo un giro en las ideas generales, y la misma se presenta casi exclusivamente a través de redes sociales (mediante cuentas particulares) o medios como Whatsapp. Si además no hay fuentes desde las que podamos seguir hacia el orígen de la información, casi casi que la descarto.

Justamente, otra herramienta es seguir las referencias que se presentan en el artículo en cuestión. Esto sirve tanto para artículos científicos, periodísticos, etc, hasta los que leemos en Wikipedia. Las citas y referencias son útiles para verificar fuentes originales de una información. Pero hay que leerlas.

Buscar información relacionada también es útil. Abrir el buscador y citar una nota, o al autor de cierta información, nos puede poner en contacto con datos reveladores que apoyen o derrumben una noticia.

 

Manipular información es un asunto serio. Nuestra inteligencia se ve amenazada si solo somos esponjas que absorvemos información. Seamos capaces de procesarla con buen criterio y llegar a conclusiones apropiadas mediante una buena conducta en el análisis de lo que nos llega.

Entre lo util y lo perjudicial

publicado a la‎(s)‎ 13 jun. 2016 14:38 por Pablo Buydid

Las redes sociales son una herramienta que bien aprovechadas, pueden ser una de las formas de comunicación más versátiles para estos tiempos. Son efectivas, rápidas, baratas y relativamente sencillas de utilizar.
Sin duda habremos disfrutado más de una vez de sus bondades, cuando estamos en contacto con amigos o familiares en la distancia, compartiendo una conversación, una muestra de fotos, un evento o cualquier otra actividad.

Pero así como eso es cierto, también lo es que muchas reflejan, lamentablemente, la cara más amenazante de la red, rasgos nada agradables de ideas que no terminan de cerrar en la mente de quienes intentan sacar positivo provecho de las cosas. No tengo idea del fin que se persigue con algunos espacios de comunicación, pero sin duda hay aquellos que son reflejo del conjunto de malas actitudes sociales (rozando la perversidad), puesta al servicio de los usuarios en las redes.
No nombraré en esta oportunidad dichas redes, pero comentaré que es importante hacerse el tiempo para analizar si una invitación a una red, o que se ponga de moda, es suficiente motivo para incursionar en sitios que solo hagan daño.
Una red que esté concebida para difamar a alguien, para ser cuna de malos encuentros, de vicios nada sanos, y que fomenten sacar lo peor de uno, debería ser ignorada.
El mundo se mueve entre lo correcto y lo que no, y a veces los conceptos se invierten groseramente, pero de forma que muchos lo abrazan.
Deberíamos ser sensatos, y sacar a relucir nuestros valores también al momento de incursionar redes sociales o hasta de darle un uso determinado a la que ya usamos.

Materiales para descargar, luego del taller

publicado a la‎(s)‎ 10 jun. 2016 21:28 por Pablo Buydid   [ actualizado el 10 jun. 2016 21:28 ]

Si ya has estado presente en alguno de los talleres que presento, puedes descargar o repasar en línea un breve resumen de los temas que conversamos. Ten en cuenta que la información multimedia no se incluye en el documento.

Espero resulte útil.

Leer y descargar

También puedes obtenerlo desde la sección Archivos y Descargas.

1-10 of 15